18 marzo 2017

Vidas paralelas bajo el sol del invierno



Hoy es un día completamente normal, con un punto especial, pues hace un calor sorprendente para esta época del año en galicia...bueno, meteorología a parte, es un día caluroso, cielo despejado, todo invita al optimismo, la gente sale a pasear a la calle, los parques se llenan de niños, yo camino con mis cascos y la capucha puesta (si a pesar de que hace calor soy medio mexicano así que nunca hace suficiente calor para mi), trato de no hacer mucho ruido, caminar entre la gente, disfrutar del paseo y la temperatura buscando simplemente relajarme, tan solo caminar sin presiones ni ruta establecida solo caminar dejándome llevar por mi instinto mientras pienso en mis cosas y trato de reflexionar y buscar respuestas, pero sin agobios simplemente dejando mi mente fluir sola sin rumbo junto a mis pasos. Este tipo de días en los que no tengo demasiadas cosas que hacer y estos paseos al sol son de las cosas que mas disfruto últimamente, me encanta caminar mientras me fijo en el comportamiento de las personas, analizando la dinámica de la ciudad, es terriblemente interesante
cruzarte con un desconocido y escuchar durante unos segundos un par de frases sueltas de una conversación de la que no tienes ni la mas mínima información, tan solo lo que acabas de escuchar mientras vuestros dos caminares se cruzaban en la calle, me gusta a partir de esa información y las características físicas de la persona tratar de imaginar de que estarían hablando en realidad y por que no, también hacer un retrato de como puede ser su personalidad, es un juego tonto, quizás un poco obsesivo, pero de vez en cuando me divierte hacerlo mientras doy estas caminatas sin sentido de las que os hablo, es algo completamente aleatorio pero a la vez muy interesante por que permite que ese desconocido sea cualquier cosa en mi cabeza, como si fuera un personaje de una historia que estuviera escribiendo a tiempo real en ese mismo instante. También me gusta pensar que todo depende del destino, pues puede tratarse de la persona mas amable del mundo, pero si justo en el momento en el que nos cruzamos el o ella esta por cualquier motivo elevando el tono de voz, en mi cabeza se generara una persona muy temperamental, impulsiva, con un fuerte carácter aunque la realidad sea muy diferente. Se que es absurdo, incluso puede que difícil de comprender, pero bueno tenéis que comprenderme, estos días de sol inesperados hay que aprovecharlos y mas en estos momentos de mi vida que estoy deseoso de respirar aire fresco y de pasear sin ningún tipo de destino marcado, al final a lo mejor estoy tres horas caminando así por que si, tenéis que entender que trate de ocupar mi mente en algo… Ademas siempre es bueno ejercitar el cerebro y crear una especie de personajes efímeros en mi cabeza de los que me olvidare por completo en cuestión de segundos pero que a su vez creo que me ayudan para mejorar mi capacidad creadora a la hora de poder inventar personajes “reales” en alguna de las nuevas historias en las que estoy trabajando, pues creedme en la ciudad se encuentran personas fascinantes que merece la pena conocer, tan solo hay que atreverse a salir y darles una oportunidad, a ellos o a sus vidas paralelas que se crean en mi mente